Nuevas consideraciones intempestivas (fragmentos)

16Dic10

CONTRAPODER Nº 2

3. Conversación en La Catedral

Jodidos en la educación. Jodidos en las instituciones políticas. Jodidos en las lecciones de historia y en las memorias colectivas. Jodidos en nuestro fatalismo, al imaginarnos que nuestra verdadera naturaleza es realmente estar jodidos. Jodidos al momento de elegir. Jodidos ante los medios de comunicación más nocivos. Jodidos al exaltar la bajeza como supremo valor.

Jodidos al mantener aun nuestra mentalidad traumática de esperar siempre a un caudillo, a un tirano, que nos muestre la lección más precaria de condicionamiento psicológico mediante el castigo y el estímulo. Jodidos al convertirnos en unos ciudadanos pasivos que reaccionamos como patitas de rana ante un estímulo eléctrico, cuyos movimientos son espasmos que no nos dirige hacia ningún lado. Jodidos al refugiarnos en nuestros nuevos guetos, en nuestras ciudades pánico, en una nueva sociedad de exclusión.

Jodidos porque aun no nos hemos desembarazado de las viejas taras y vicios políticos. Jodidos con intelectuales que se han convertido en cajas de resonancia de filosofías o pensamientos inútiles y que no han conseguido ningún aporte significativo, pero que se han convertido en parásitos de los gobiernos de turno. Jodidos al menospreciar la inversión privada, sin proponer un proyecto de desarrollo viable. Jodido con los monopolios corporativos, que conviven en una simbiosis con el poder político. Las nuevas tiranías.

5. La Fiesta del Chivo ( o del toro de Falaris)

Fanáticos de las fiestas a las bestias, nos sacrificamos en nuevas hecatombes nacionales. Nos entregamos a los viejos Falaris. Seducidos por la crueldad y sus argumentos ante la justificación de causas imposibles, nos dejamos seducir por las verdades sustentadas bajo una alfombra de sangre, corrupción e infamia.  En el siglo II, Luciano de Samosata, escribe sobre Falaris, el tirano de Agrigento, donde este trata de justificar ante Delfos los motivos de su crueldad[1], contraponiendo el motivo aparente y la causa real. Estos antiguos discursos se repiten a los largo de la historia de la humanidad, en tratados de política o libros de ficción, y con una obstinación necia cedemos siempre ante esta clase de individuos. En los últimos años, uno de ellos, convencido de una atrofia masoquista en nuestra salud ciudadana, lanzan discursos a través de emisarios para conseguir nuevos adeptos y borrar sin mucha inteligencia, ni la destreza del escritor Luciano, todos las causas reales por las cuales ejerció la brutalidad en el exceso del poder, como aquellos habitantes de Saló[2], embriagados de la libertad negativa sobrepasan todos los círculos humanos para cerrar el ciclo del individuo con la sangre y la muerte. Así nos entregamos, a aquel siniestro invento mandando a fabricar en bronce por el tirano, al Toro de Falaris,  donde los torturados eran ingresados al interior uno a uno para ser llevados a una hoguera, cuyo calor les arrancaba alaridos que se transformaban en desesperados mugidos al salir por la boca del toro. Ese será el anunció nuevamente de la tiranía, la implantación del terror perverso y oculto, el renacimiento de la enfermedad, donde la libertad será el único refugio de nuestra dignidad y la última utopía.


[1] “Ya incluso pensaba en dejar el poder y poner término a mi mandato, considerando  cómo podría hacerse con garantías de seguridad, pues el mando en sí mismo y llevar todos los asuntos me resultaba ya desagradable, causa de envidia y agotador; y  estudiaba por entonces la forma de que la ciudad no necesitara en el futuro de una tutela semejante. Y mientras yo, en mi  ingenuidad, me ocupaba de esto, los otros ya se habían confabulado contra mí y planeaban los detalles de la conspiración y del levantamiento, reclutando bandas de conjurados, acopiando armas, reuniendo dinero, pidiendo ayuda a pueblos vecinos, mandando  embajadas a la Hélade, a espartanos y atenienses. Ya habían decidido lo que iban a hacer conmigo, si caía en su poder; cómo pensaban descuartizarme con sus propias manos y los castigos que pensaban aplicarme antes, los declararon públicamente en el tormento”.( Luciano  de Samosata.  Obras. Falaris I. Editorial Gredos)
.[2] Saló o los 120 días de Sodoma. Película de Pier Paolo Pasolini basada en el libro  del Marqués de Sade.
*Grabado de PHALARIS. Pierre Woeirot (1532-1599)

Publicado en la revista CONTRAPODER. nº 2.  ESPECIAL ACERCA DE MARIO VARGAS LLOSA. Noviembre 2010.

Anuncios


One Response to “Nuevas consideraciones intempestivas (fragmentos)”

  1. MIERDA!!!!!!

    CÓMO LO LEO COMPLETO?!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: