digresión nº 4: La caza del Goce Sublime*

17Feb11

a mis amigos y a los/las  que aun me aman

Entendemos sobre los viajes corporales. Entendemos sobre las rutas que hemos descubierto en la piel desnuda. Entendemos nuestra excitación o exaltación de nuestros sexos a cualquier hora del día ¿Pero, dime, algún día trazaremos un mapa de nuestro espíritu, de nuestro Ardor? Ya es hora de despertar, creo que nos hemos hecho tarde. Apura. Ésta no es la casa de Thelema ni tú el sacerdote de la Bestia ni yo la Mujer Escarlata. Ésta es tampoco la Casa del Dolor y mucho menos la del Placer…

Guía de jóvenes para ahogarse

Jorge Hurtado

esto he oído.

era un descenso hacia las simas de las ciudades
donde éramos tu y yo dos meteoritos en plena combustión al tocar  la atmósfera
de un sueño donde teníamos que arrancar a dentelladas
las palabras que nos mantienen conectados a una extraña ternura
a las cimas de amor dentro de habitaciones de pesadilla
donde ya no existía la Transparencia
solo maya dentro de una gran máquina que nos devoró
como la boca del búfalo enorme
sobre las praderas de una droga recién descubierta
en las montañas donde amanecimos en infinitos despertares

ríos de Lo Inexpresable que nacían de nuestras manos
ríos de Lo Inexpresable en ti y en mí y en ustedes que han visto su pasado
en los desiertos que atravesamos como dos veloces reptiles deslizándose al encuentro de la voz que aún permanece sobre cada pedazo de tierra
y
nos llevaba hacia los filos de los abismos para reencontrarnos con la vieja certeza:
todas nuestras maneras de extraviarnos en las calles
eran sólo eso: un delirante extravío donde la poesía nos ayudaba a sostener nuestra vieja piel
menos el Amor que tuvimos que aprender sobre los campos de la muerte
en chorros de agua fría que lavaba nuestra pereza y nuestra sangre
en los puentes tendidos sobre la Nada para mirarnos
bajo la luz de todos los soles de todos los astros
fuera de aquella ilusión que nos había dibujado el rictus del dolor
el goce perverso que es una voraz fiera cuyo único afán es el sosiego
en las cavernas llenas de animales plúmbeos
el goce oscuro de la carne
y
cuyo más grande afán
es destruir y destruir y destruir

pero nuestro Goce era ir más allá
en/sobre/ por/dentro de la carne abierta en miles de sucesiones
al encender con fuego la Casa frente al mar
sin importarnos si las puertas diesen a una noche más negra que el misterio
de penetrar en ti
y aquella extraña construcción había sido habitada por el hartazgo
donde se proyectaban películas donde la lluvia era la única Belleza
con el soundtrack de patty smith a punto de alcanzar la iluminación súbita
en el remolino de los caballos  que rompen el silencio para entrar
otra vez en Lo Inexpresable
y nos sentamos en la orilla del mar para contemplar como los brazos
del ardor palpan el aire y el cielo
mientras me decías que ya hemos caminado en el borde de la Locura

fíjate en ese animal varado, poco a poco entrará dentro de miles de insectos de crustáceos de burbujas
entrará otra vez al mar en muchas formas mientras nosotros nos acariciamos sabiendo exactamente que también tenemos el mismo ritmo de ese espectáculo…ámame, no soy una sombra gris bajo la tarde

y recitaste:

en la habitación descubrimos que nuestros cuerpos eran solo pedazos de piel que se tocaban sin mirarse.
en la habitación descubrimos que el reflejo del movimiento no asemejaba a ninguna noche del espíritu.
en la habitación figurábamos que los laberintos se habían abierto para sentir el extravío.
en la habitación nos percatamos que habíamos nacido en un tiempo equivocado.
en la habitación solo había espacio para la soledad y la muerte…

miro el fabuloso animal marino dibujado en un papel que ella tenía entre sus manos
miro el animal sobre la arena recortado por el horizonte de miles de colores anaranjados
contemplo el goce de aquella súbita compresión
mientras las olas envuelven con la espuma ese cuerpo muerto…

aquel goce aun no había terminado
perseguí otras visiones
para comprender que íbamos a millones de kilómetros por segundo dentro de nosotros
en la caza del gozo
que no tenía lugar sobre nuestros cuerpos iluminados por aquella luz mortecina
que no era aquel desarreglo de las vísceras que encontrábamos sobre duros suelos de concreto
un clímax que se transformaba en aburrimiento cuando las palabras de amor
se convertían en una artimaña del deseo

y sobre tu cuerpo moría como aquel que se reencontraba con su Primer Gemido
y sobre tu cuerpo mi saliva era un laberinto que había aprendido nuevas lenguas
y sobre tu cuerpo el Goce Sublime se transformaba en un cielo encendido
para desvanecerme en algo que no era yo ni tú ni nosotros
Exhaustivo Estado de Liberación Espontánea cuando no existían más nuestros cuerpos bajo las amarillentas luces vomitadas en cualquier hotel de las ciudades

el goce no necesita de artimañas

::::: infinito flujo de alegría extática al vaciarnos de toda intención
de todo sentido en el camino donde las estaciones son solo momentáneos
paraderos donde esperar un bus emocional que nos lleve hacia las profundidades
del misterio de nuestras visiones::::::

esto he oído
cada mañana cuando atravieso incesantemente el desierto
sobre la negra columna vertebral de la costa
y mi corazón es una flor que se abre hacia todos lados…

*poema imperfecto leído hace más de un año. 
 
Anuncios


2 Responses to “digresión nº 4: La caza del Goce Sublime*”

  1. OE YA PE

    CÚÁNDÓ SE REEDITA

    MALDIIIIITAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. con que sí, te lo tenías bien guardado


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: